Cartas caribes, y V

Andaba metido hasta el cuello en mi jacuzzi favorito esta mañana, dejándome acariciar por los potentes chorros de burbujas. El continuo golpeteo del agua y el agradable masaje resultante inducen, sin duda, a la meditación y al relax. Siguiendo, además, mi inveterada costumbre de huir de las multitudes, he tardado muy poco en averiguar la […]

Cartas caribes, y IV

Me sorprende el whatsapp de mi hermano tirado en la playa, en mi oasis particular, y entregado con estudiada saña al dolce far niente que resulta casi de obligado cumplimiento en estas latitudes y en mi situación concreta. Ya casi del todo espabilado, mal que me pese, y apartadas mis meditaciones, me dirijo a mi […]