Saltar al contenido

La Salamandra Entradas

Aurora (I)

Me fascinan las mujeres con voz ronca. Nunca he sabido por qué, pero esas voces que parecen brotar desde las entrañas de una hembra me excitan con facilidad. No presto demasiada atención a lo que dicen. Cierro los ojos y dejo que me transporten a universos llenos de sugerentes imágenes, a una atmósfera íntima y cargada de sensuales susurros. Recuerdo a una compañera de carrera que tuve, allá por los lejanísimos días de mis años de licenciatura. Por supuesto, no consigo acordarme de su nombre, pero sigo oyendo con toda claridad su voz, aquel vaivén cálido e interesante, como de…

Réquiem

            Al encarar la subida que lleva hasta la cumbre del pequeño otero, engrano la tercera marcha. El coche tiene aún bajos para trepar con fuerza sin avanzar demasiado deprisa, lo que me permite concentrarme en el paisaje que me rodea.             Ya vencida la colina, contemplo el pino que hay a la derecha de la pedregosa vereda que un día fue camino. Retorcido, torturado por los vientos de la sierra, el incansable vigía no ceja en su tarea de avisar al viajero de lo que acto seguido va a contemplar.             Corto entonces el contacto y bajo del vehículo al tiempo que…

Zulú

Sí, así como suena. Me temo que ese va a ser el nombre definitivo de mi última novela, que ya está finalizada. Me queda por delante la ardua tarea de la corrección: volver a redactar o suprimir párrafos enteros, sustituir palabras, pulir el argumento, controlar tiempos y ambientes y procurar que todo encaje de la mejor manera posible: en definitiva, trabajar el andamiaje que sustenta toda la obra e intentar que pase lo más desapercibido posible. En fin, en ello estoy. Buscar la forma de que este nuevo texto vea la luz será el próximo paso, que pienso abordar con…

Unos días con otros

Unos días con otros, no acabo de saber si aún te encuentras ahí. He abandonado esa insana costumbre que obsesiona a las personas maduras y que consiste en hacer un continuo y exhaustivo balance de sus vidas, entre otras cosas porque no acaba de agradarme el resultado que adivino, seamos francos. La sensación de pérdida, de oportunidades para hacer casi de todo que se alejan mientras azulean en la distancia, es demasiado intensa como para soportarla más allá de unos instantes sin sentir el poderoso y amenazador vértigo del presente. Como comprenderás, querido, ignoro si te habrás visto arrastrado hasta…

El mapa y la brújula

Me guste o no, me pete o deje de petarme, la verdad es que soy una mezcla un tanto anárquica entre lo que se conoce como escritor de brújula y escritor de mapa. Y ello se debe, creo, a que no entiendo la utilidad de la una sin el otro, no veo la razón de ser de un instrumento magnífico y misterioso sin la silenciosa presencia del hermoso paisaje cartográfico sobre el que se proyecta su magia. Semejante manera de pensar encierra no pocos peligros, entre los que destaca el de desequilibrar la balanza que los contiene con desastrosas consecuencias.…

Un pantalón lleno de dinero y un ordenador de cremallera (Propofol, XI)

Hoy es día de pago. La anciana que me cuida, la vieja enfermera que veo continuamente y que no me quiere dar el alta, va a venir enseguida con alguna de sus cochambrosas facturas. Las hace en sucios papelajos cuadriculados, más que arrugados, en los que anota los gastos que voy causando con una letra pequeña, rasguñando el papel con un viejo bolígrafo de tinta azul. Con pulso débil, llena la hoja de trazos finos y alargados como patas de araña. Pero no hay problema alguno. Aunque mi pareja no puede venir a buscarme, porque no la dejan entrar estos…

Un día más.

    Efectivamente, un día más con todos vosotros por cortesía de TheCitizen. Espero que os agrade esta nueva entrada; muchas gracias por vuestra atención.Podéis leerla aquí.

El Negro Olivares, Ricaldito y un piso en el centro.

13 de junio de 2018 Desde el día 21 de febrero pasado no he vuelto a contaros nada más sobre la azarosa vida de Carlos Zúñiga, el personaje central de la obra en la que estoy trabajando. Es lógico: Carlos se ha visto arrastrado -como quien esto escribe- por el vértigo que desencadenó en mi despacho y en mi vida la publicación de mi primera novela, «Jinetes en la niebla». Ahora que las aguas parecen volver a su cauce, dejando sitio para otros proyectos, es la hora de seguir los pasos de este atípico portero de local de copas. Merced…

Feria del Libro 2018

De acuerdo a lo programado, ayer tuve el placer de asistir a la Feria del Libro de Madrid para firmar ejemplares de mi novela «Jinetes en la niebla». La firma fue posible por gentileza de mis queridos amigos de la Librería Reno, María Teresa de Pablo -casi, casi la librera con más años de ejercicio profesional de Madrid- y sus hijos Manuel y Marisa Somoza de Pablo, los perfectos anfitriones. No dejaron de agasajarme ni un momento con cariño, frutos secos, té y atenciones de todo tipo, de manera que las dos horas y media largas que anduve por allí…

Días de radio

      Hoy he estado en Onda Fuenlabrada, por gentileza de Entrelíneas Editores, para una entrevista de radio. Allí nos encontrábamos Carmelo y María Eugenia, mis editores; Manuel Espejo, poeta, y su mujer, y este servidor de ustedes, solos ante el peligro. Bueno, de solos nada; por mejor decir, acompañados por la encantadora Montse G. Bobis, maestra de ceremonias en este espacio de radio. Ha sido un rato agradable y me he sentido muy cómodo durante la entrevista, gracias sin duda a la simpatía de Montse y a la buena compañía en la que me hallaba. A continuación, ha…