Saltar al contenido

Día: 20 de febrero de 2015

Nuevo orden

Intenta uno escribir como vive, o, lo que es lo mismo, vivir como escribe. Escribo  -insisto, intento escribir-  a carajo sacado, con toda la valentía de la que soy capaz, poniendo en ello todo el coraje del que carezco, lamentablemente, para otros menesteres. Hago frente a mis fantasmas y a mis obsesiones en un doloroso viaje, para conseguir exorcizarlos por el mero expediente de compartirlos con quienes me hacen la merced de asomarse a mis llanuras interiores, con aquellos que curiosean amablemente en los recovecos de mi ego. Procuro así deshacerme de antiguos demonios, aunque esa arriesgada maniobra no sirva, en…