Saltar al contenido

Día: 17 de agosto de 2015

Periplo

Paseo bajo los pinos sin rumbo fijo en las tórridas tardes de este julio ya agonizante. Es muy agradable quedarse colgado en tus propios vericuetos y escuchar, mientras peleas contra el aplastante calor, el roce de tus pasos desnortados contra la tierra y el esfuerzo de tu corazón, implacablemente vivo, por mantenerte erguido y sereno bajo la capa del cielo. Vencida la pereza que me pega contra el suelo, roto el caparazón del caracol de sueño que me atrapa tarde tras tarde, echo a andar sabiendo cuál es la ruta que mis piernas, cada vez más fuertes, van a describir.…